1/3/07

El Anillo de Melkor

Martín Cagliani

La erradicación de Sauron era posible destruyendo el Anillo. No era posible erradicar a Morgoth así, ya que esto requeriría desintegrar completamente la ‘materia’ de Arda.” 1

El poder de Sauron estaba concentrado en su anillo, el Anillo Único; el poder de Morgoth estaba diseminado, “toda la Tierra Media era el Anillo de Morgoth”. La forma de derrotar a Sauron era destruyendo su anillo; ¿y a Melkor? ¿Destruyendo toda la Tierra Media?

En el libro El Anillo de Morgoth, Tolkien hace un análisis muy interesante sobre la naturaleza del poder y la forma de actuar de Melkor a lo largo de El Silmarillion, comparándolo con Sauron todo el tiempo, dándonos un detalle acabado de su pensamiento sobre estos dos personajes de su obra.

El Anillo de Morgoth, casi imposible de conseguir en castellano, es el tomo siete de la colección editada por Christopher Tolkien llamada Historia de la Tierra Media (tomo diez en la edición en inglés). En este libro hay una serie de ensayos llamados Mitos Transformados, en los cuales Tolkien revé y analiza toda su Mitología del Silmarillion. Uno de los temas elegidos es el mal y sus principales personajes: Melkor y Sauron.

En uno de los ensayos, titulado por Tolkien Notas a los motivos en el Silmarillion, se explaya sobre la naturaleza misma del poder de Melkor y el por qué de su declinación, haciendo comparaciones constantes con el caso posterior de Sauron. Veamos un resumen de lo expuesto por Tolkien en ese trabajo.

Sauron fue más ‘grande’, efectivamente, en la Segunda Edad que Morgoth al final de la Primera”, dice Tolkien. Esto es porque Sauron, si bien no era tan grande como Melkor en poder, no había caído tan bajo. Eventualmente fue “gastando” su poder en conseguir el control sobre otros, pero sin perder mucho de mismo. Melkor, para ganar dominio sobre Arda dejo que la mayor parte de su ser pasase “a los ingredientes físicos de la Tierra”. Todas las cosas que nacieron en el mundo y que vivieron en él, bestias y plantas o “espíritus encarnados”, eran posibles de ser maculados, mancillados.

Morgoth, al momento de la Guerra de las Joyas, se había vuelto “encarnado” permanentemente: “por esta razón tenía miedo, y manejaba la guerra casi completamente por maldades bien planeadas, o por subordinados y criaturas dominadas”. Mientras que Sauron no se intereso en la corrupción de Arda y sólo gastó su poder, si bien más limitado, en el Anillo; eran las criaturas de la tierra, sus mentes y voluntades, lo que quería dominar.

Tolkien dice: “En este sentido Sauron fue también más sabio que Melkor-Morgoth [...] él probablemente conocía tanto de la ‘Música’ como Melkor, la mente del cual estuvo siempre llena con sus propios planes y le dio poca atención a otras cosas”. El momento de poder máximo de Melkor fue en los “comienzos físicos” del mundo. Pero Melkor estaba más interesado en tratar con erupciones volcánicas, por ejemplo, que con (por decir) los árboles.

Pero como Morgoth fue confrontado por los otros habitantes de Arda, y tuvo que tratar con otras voluntades e inteligencias, él estaba enfurecido por la mera existencia de estas criaturas, y la única forma que conocía para tratar con ellos era la fuerza física o el miedo a ella. Su única voluntad era la de destruirlos. Los odiaba, tanto a los elfos como a los hombres, por la debilidad que tenían, que él veía reflejada en la incapacidad de aquellos para lidiar con la fuerza física (o poder sobre la materia).

Pero también les temía. Melkor estaba al tanto de la imposibilidad de aniquilarlos, “eso es, destruir su ser, no su forma física”. La impotencia de Melkor recaía en el hecho de que los Valar y los Elfos y Hombres podían amar a “Arda Maculada, Arda con el ingrediente de Melkor”. Podían producir cosas hermosas en ella, aunque estuviese maculada. Pero Melkor no podía hacer nada con Arda que no fuese de su mente, y que fuese trabajo de otros. Incluso si fuese dejado solo en Arda, él habría destruido o deshecho todo lo que fuese hermoso en un caos sin forma.

El Final de Morgoth

Sauron podía ser derrotado destruyendo el Anillo. Esto no requería de la intervención directa de los Valar. El poder de Melkor, su “anillo”, estaba diseminado por toda la Tierra Media, por lo cual para su derrota se necesitaba de la intervención directa de los Valar, y no sólo eso, sino del uso de fuerza física que destruiría gran parte, sino toda, la Tierra Media.

Tolkien dice que Melkor se encarnó permanentemente, como Morgoth, para poder controlar hroa, “la ‘carne’ o materia física de Arda”. Intentó identificarse con ella. Fuera del Reino Bendecido de Aman, toda la materia tenía el “Ingrediente Melkor”, “y aquellos que tenían cuerpos, nutridos por el hroa de Arda, tenían una tendencia, poca o mucha, hacia Melkor: ninguno de ellos estaba totalmente libre de él en su forma encarnada, y sus cuerpos tenían efecto sobre sus espíritus”.

De esta forma Morgoth perdió o transmutó la mayor parte de su poder “angélico” original de mente y espíritu. Pero por otro lado tenia un dominio terrible sobre el mundo físico. “Por esta razón tenía que ser combatido, principalmente con fuerza física, y una enorme ruina material sería el probable resultado de cualquier combate contra él, victorioso o no.”

Esta segura destrucción del mundo habitado es “la explicación del rechazo constante de los Valar de atacar en una batalla abierta a Morgoth. La tarea y el problema de Manwë eran mucho más difícil que los de Gandalf. El poder de Sauron, relativamente menor, estaba concentrado; el vasto poder de Morgoth estaba diseminado. Toda la Tierra Media era el anillo de Morgoth, si bien su atención estaba temporalmente apostada sobre el noroeste”. Una guerra contra él podría reducir toda la Tierra Media al caos. “El dilema de los Valar fue este: Arda sólo podía ser liberada por una batalla física; pero un probable resultado de una batalla así sería la ruina total de Arda. La erradicación de Sauron era posible destruyendo el Anillo. No era posible erradicar a Morgoth así, ya que esto requeriría desintegrar completamente la ‘materia’ de Arda.”

Así que la ultima intervención de los Valar “con fuerza física, terminando en el quiebre de Thangorodrim, puede ser visto entonces no como mal dispuesta o retrasada, sino a tiempo con precisión. La intervención vino antes del aniquilamiento de los Eldar y los Edain”. El triunfo local de Morgoth lo había debilitado en poder y en prestigio, “y sobre todo mentalmente”.

El poder de Morgoth era finito, y fue disipado por él a lo largo de toda Arda, y a lo último en el dominio de los Orcos y más que nada en las “otras más formidables criaturas” a su servicio, como Balrogs y Dragones. A lo último sus poderes mentales estaban “tan disipados que el derrocamiento de Morgoth fue posible”.

La guerra contra Morgoth fue un éxito y sólo fue destruida la región de Beleriand. Morgoth fue hecho cautivo “en forma física”, y en esa forma llevado como un mero criminal a Aman y entregado a Mandos como juez y ejecutor. Fue juzgado y eventualmente llevado fuera del Reino Bendecido y ejecutado: matado como a uno de los Encarnados.

Y quedo entonces claro que, ya que había diseminado su poder lejos y a lo largo dentro de la materia de Arda, él había perdido el control directo de esto.” Todo lo que a Morgoth le quedaba era el “reducido” espíritu que habitaba en su cuerpo. Cuando ese cuerpo fue destruido quedó totalmente debilitado, no tenía el poder como para volver a tomar forma o cuerpo. “Pero podría esperarse que el espíritu oscuro de Melkor, eventualmente y luego de largas edades, creciese otra vez. Podría hacer esto (aunque Sauron no podía) sólo por su relativa grandeza.”

Melkor “no se arrepintió, ni se alejó de su obsesión”. “Él descansaría, buscaría sanarse, distraerse en otros pensamientos y deseos – pero todo únicamente para recuperar su fuerza y retornar en el ataque a los Valar, y a su vieja obsesión.”


1 Todas las palabras y frases entre comillas son citas del libro El Anillo de Morgoth. Historia de la Tierra Media, ver bibliografía.


Bibliografía

Tolkien, J.R.R. “Myths Transformed”, en: Morgoth’s Ring. The History of Middle-earth, vol.10. Harper Collins Publishers, 1994. Christopher Tolkien Editor.

(El libro esta editado en castellano con el título El Anillo de Morgoth. Historia de la Tierra Media, vol. 7. Minotauro.)

2 comentarios:

Edgardo dijo...

Me encantó, sencillo y ameno para leer, ya buscaba información sobre éste libro pero no había encontrado algo que me convenciera. Un abrazo grande y espero poder leer otro artículo sobre Tolkien de tu parte.

Lillian Richter dijo...

Melkor es paciente, creo que está esperando su momento aún. espero que sauron y sus secuaces no le den la oportunidad de encontrar un cuerpo donde habitar. de ese modo la batalla será menos destructiva. no hay que olvidar que un sicópata es un angelito torturado, así como el origen de los orcos son elfos torturados.